Cómo invertir en Bolsa

Si nunca has invertido en Bolsa antes, puede ser un proceso que te de un poco de miedo. Las acciones no son como las cuentas de ahorro, los fondos del mercado monetario o los certificados de depósito, ya que su valor principal puede subir y bajar. Si no tienes suficientes conocimientos de inversión – o control emocional – puedes perder la mayoría o incluso todo tu capital de inversión. Por eso es tan importante aprender los fundamentos de cómo invertir en acciones.

1. Elige un broker online

La forma más fácil de invertir en bolsa es a través de un broker online. Después de abrir y financiar tu cuenta, puedes comprar acciones a través del sitio web del broker en cuestión de minutos.

Abrir una cuenta en un broker online es tan fácil como abrir una cuenta bancaria: Completas una solicitud de cuenta, proporcionas una prueba de identificación y eliges si deseas financiar la cuenta mediante transferencia bancaria, tarjeta de crédito o incluso algunas permiten utilizar Paypal.

2. Elige las acciones que quieres comprar

Una vez que hayas establecido y financiado tu cuenta de inversión online, es hora de sumergirse en la selección de acciones. Un buen lugar para empezar es investigar las empresas que ya conoces por tu experiencia como consumidor.

No te vuelvas loco buscando acciones que creas que van a subir rápidamente. Elige empresas que te gusten, que tú mismo utilices en tu día a día o que veas que son utilizadas por la gente.

Warren Buffett dijo: “Compra una empresa porque quieres ser su dueño, no porque quieres que las acciones suban”. Lo ha hecho bastante bien por sí mismo siguiendo esa regla.

Una vez que has identificado estas compañías, es hora de hacer una pequeña investigación. Comienza con el informe anual de la compañía, específicamente la carta anual de la gerencia a los accionistas. La carta te dará una narración general de lo que está sucediendo con la empresa y proporcionará el contexto para los números en el informe.

Después de eso, la mayor parte de la información y las herramientas analíticas que necesitas para evaluar el negocio estarán disponibles en el sitio web de tu broker, como los archivos de la SEC, las transcripciones de las conferencias telefónicas, las actualizaciones trimestrales de las ganancias y las noticias recientes. La mayoría de los brokers online también ofrecen tutoriales sobre cómo utilizar sus herramientas e incluso seminarios básicos sobre cómo elegir acciones.

Otra opción es mirar en foros especializados o moverte por las redes sociales, donde a menudo se encuentra información muy valiosa sobre empresas que están creciendo rápidamente.

3. Decide cuántas acciones quieres comprar

No debes sentir ninguna presión para comprar un cierto número de acciones o llenar toda tu cartera con una acción de una sola vez. Considera la posibilidad de empezar con algo pequeño – realmente pequeño – comprando sólo una acción para tener una idea de lo que es ser propietario de acciones individuales. De esta froma puedes probar qué tal aguantas la presión si el precio de esa acción baja. Puedes aumentar tu posición con el tiempo a medida que dominas las situaciones y vas conociendo cómo funciona el mercado.

Los nuevos inversores en acciones también pueden considerar las acciones fraccionadas, una oferta relativamente nueva de los corredores de bolsa en línea que le permite comprar una parte de una acción en lugar de la acción completa. Lo que significa que puedes entrar en acciones que tienen un precio alto – compañías como Google y Amazon que son conocidas por sus precios de cuatro cifras – con una inversión mucho menor.

4. Elige el tipo de orden que vas a poner

Hay muchos movimientos y tipos de órdenes complejas. No te molestes ahora mismo – o tal vez nunca. Los inversores han construido carreras exitosas comprando acciones únicamente con dos tipos de órdenes: órdenes de mercado y órdenes de límite.

Ordenes a mercado:

Con una orden de mercado, estás indicando que comprarás o venderás las acciones al mejor precio disponible en el mercado. Debido a que una orden de mercado no pone parámetros de precio en la operación, su orden se ejecutará inmediatamente y se llenará completamente, a menos que esté tratando de comprar un millón de acciones e intente un golpe de adquisición.

No se sorprenda si el precio que usted paga – o recibe, si está vendiendo – no es el precio exacto que se cotizó unos segundos antes. Los precios de compra y venta fluctúan constantemente a lo largo del día. Por eso es mejor utilizar una orden de mercado cuando se compran acciones que no experimentan grandes oscilaciones de precio: acciones grandes y estables de primera categoría en lugar de compañías más pequeñas y volátiles.

Es bueno saberlo:

Una orden de mercado es mejor para los inversores de compra y retención, para los que las pequeñas diferencias de precio son menos importantes que asegurar que la operación se ejecute en su totalidad.

Si usted coloca una orden de mercado para operar “fuera de horario”, cuando los mercados han cerrado por el día, su orden será colocada al precio predominante cuando las bolsas abran nuevamente para operar.

Revise el descargo de responsabilidad de ejecución de operaciones de su corredor. Algunos corredores de bajo costo agrupan todas las solicitudes de comercio de los clientes para ejecutarlas de una sola vez al precio predominante, ya sea al final del día de operaciones o en un momento específico o en un día de la semana.

Órdenes limitadas:

Una orden límite le da más control sobre el precio al que se ejecuta su operación. Si las acciones de XYZ se negocian a 100 dólares por acción y usted cree que un precio de 95 dólares por acción está más en línea con la forma en que usted valora la empresa, su orden de límite le dice a su corredor que se mantenga firme y ejecute su orden sólo cuando el precio de venta caiga a ese nivel. En el lado de la venta, una orden limitada le dice a su corredor que se desprenda de las acciones una vez que la oferta suba al nivel que usted estableció.

Las órdenes limitadas son una buena herramienta para los inversores que compran y venden acciones de empresas más pequeñas, que tienden a experimentar mayores diferenciales, dependiendo de la actividad del inversor. También son buenas para invertir durante períodos de volatilidad del mercado de valores a corto plazo o cuando el precio de las acciones es más importante que el cumplimiento de la orden.

Hay condiciones adicionales que puede poner en una orden límite para controlar el tiempo que la orden permanecerá abierta. Una orden de “todo o nada” (AON) se ejecutará sólo cuando todas las acciones que desea negociar estén disponibles a su límite de precio. Una orden “good for day” (GFD) expirará al final del día de negociación, incluso si la orden no ha sido totalmente ejecutada. Una orden “good till canceled” (GTC) se mantiene en juego hasta que el cliente se retira o la orden expira; eso es en cualquier lugar de 60 a 120 días o más.

Es bueno saberlo:

Mientras que una orden limitada garantiza el precio que obtendrás si la orden se ejecuta, no hay garantía de que la orden se llene completamente, parcialmente o incluso en absoluto. Las órdenes de límite se colocan por orden de llegada, y sólo después de que las órdenes de mercado se cumplan, y sólo si las acciones se mantienen dentro de sus parámetros establecidos el tiempo suficiente para que el corredor de bolsa ejecute la operación.

Las órdenes de límite pueden costar a los inversores más en comisiones que las órdenes de mercado. Una orden de límite que no puede ser ejecutada en su totalidad de una sola vez o durante un solo día de negociación puede seguir siendo ejecutada en días posteriores, con los costos de transacción cargados cada día que se realiza una operación. Si las acciones nunca alcanzan el nivel de su orden limitada en el momento en que expira, la operación no se ejecutará.

5. Optimiza tu portofolio

Esperamos que su primera compra de acciones marque el comienzo de un viaje de toda una vida de inversiones exitosas. Pero si las cosas se ponen difíciles, recuerde que todo inversor, incluso Warren Buffett, pasa por momentos difíciles. La clave para salir adelante a largo plazo es mantener la perspectiva y concentrarse en las cosas que se pueden controlar. Los giros del mercado no están entre ellos. Pero hay algunas cosas que puedes controlar.

Una vez que te familiarices con el proceso de compra de acciones, tómate el tiempo para indagar en otras áreas del mundo de las inversiones. ¿Cómo los fondos mutuos jugarán un papel en su historia de inversión? Además de una cuenta de corretaje, ¿ha creado una cuenta de jubilación, como una IRA? Abrir una cuenta de corretaje y comprar acciones es un gran primer paso, pero en realidad es sólo el comienzo de su viaje de inversión.

¿Ya sabes en que acciones vas a invertir?

Una vez tienes claro cómo funciona la compra de acciones, cómo puedes invertir en bolsa y cómo hay que seleccionar las empresas, ¿estás preparado para invertir?

Recuerda, lo mejor es empezar poco a poco, con un saldo pequeño, y una vez te hagas con los conocimientos suficientes, ir incrementando tu saldo para invertir más y mejor.